Las emociones en el Marketing y cómo influencian a los consumidores

El hecho de propiciar que los consumidores puedan vivir experiencias junto a una marca se ha convertido en estrategia de fidelización conocida como Marketing Experiencial, donde las empresas dejan todo en el campo para despertar emociones y recuerdos en los consumidores que los acerquen a las tiendas convencidos de la decisión de compra.

Existen diversas formas en las que podemos generar estas emociones y crear recuerdos en el consumidor, este abanico incluye sentimientos de todo tipo relacionados con historias y promesas de valor.

Finalmente, como consumidores buscamos adquirir un producto o servicio que resuelva nuestros problemas o prometa mejorar nuestra vida,  de esta forma, vamos a regresar a comprarlo sin ninguna duda. En esto se basa el marketing de marcas exitosas como Coca-Cola, Apple y Amazon entre otras.

Las emociones generadas más frecuentemente por campañas de marketing  en los seres humanos son felicidad, pertenencia, miedo, tristeza y mal genio, estas buscan generar acciones como compra, suscripción, concientización o rechazo.

Caso de estudio #ComoUnaNiña

En esta campaña, la marca Always usa la frase “Como una niña” con el significado social que supone debilidad, torpeza o falta de esfuerzo, generando en el público femenino sentimientos de rechazo e inconformidad

Mas adelante, se encargan de enseñar lo que realmente “Como una niña” significa para el público femenino: Fuerza, dedicación e igualdad. Generando emociones positivas en el público. 

Esta campaña pretende promover el empoderamiento femenino y la equidad de género mediante emociones como el rechazo, el mal genio, jugando después con emociones positivas como la aceptación y pertenencia.

Existen muchos recursos con los que se pueden generar emociones en el público: Colores, experiencias, acciones, palabras, olores, entre otros. 

Hablemos de los comportamientos y las experiencias

Esto supone que la marca debe generar un evento de activación o de acercamiento al público para lograr hacer que vivan la marca como una solución a sus problemas o un aliado en su vida (caso de Always). 

Por ejemplo, si somos una marca de retail de productos de belleza y nos acercamos al público mediante un Spa Itinerante en una actividad donde durante 30 minutos enseñamos cómo tener una rutina de limpieza facial adecuada o exfoliación corporal y les generamos un entorno de aprendizaje, este grupo de personas no va a sentir específicamente que se les vende un producto, lo que se logra es crear un recuerdo en su memoria, de una marca que le enseña cómo cuidar su piel y por añadidura las personas compraran los productos para complementar sus rutinas de limpieza o de embellecimiento que mejoran su calidad de vida.

Otro ejemplo claro puede ser sí apareces frente a una entidad educativa o centro comercial, con un simulador de gravedad cero que huele a bosque e invitamos al público a experimentar la libertad que se puede sentir en actividades al aire libre como el canopy, rapel, glamping, entre otras, y al bajarse les regalas un folleto informativo de turismo extremo.

Claramente las personas podrán imaginarse esta misma sensación, recordarán el olor y se sentirán familiarizados con la necesidad de programar sus próximas vacaciones en este lugar.

recuerdos, recuerdo, emocion, emociones, experiencias, marketing experiencial

 

Esto sucede porque los recuerdos que hemos generado pueden llevar a la compra emocional y racional al mismo tiempo, dando una ventaja a la marca sobre la competencia. Lo importante no es quedarse en las emociones superficiales, sino generar conocimiento y fidelidad, al punto de convertirlos en embajadores de nuestra marca sin que lo sepan.

 

Para conocer ¿Qué es un recuerdo y cómo se genera en las personas? espera a nuestro siguiente post.

#movemosemociones

Agregar comentario